EMERGENCIAS MENORES DEJÓ EL PRIMER DÍA DEL SISTEMA FRONTAL

Al igual que el resto del país, el sistema frontal que se pronosticó para la primera semana de julio no perdonó a Quintero. Los fuertes vientos, las lluvias y mal clima en general hicieron de la suyas, y más que charcos o calles anegadas, esta vez las emergencias dieron más de alguna preocupación y dolor de cabeza para los vecinos.

Primera alarma matutina y las sirenas bomberiles ya se ponían en marcha sobre ruedas hacia la esquina Luis de la Cruz con Lazo. Allí un hombre, de aproximadamente, unos 30 años de edad, se habría caído desde el techo de su casa al intentar sacar las ramas de un árbol que durante la noche estuvo golpeando el techo. Sin embargo, esta peligrosa hazaña, en pleno clímax del vendaval quinterano, le pudo costar caro; los tres metros de alto que van desde la cubierta hasta el piso lo dejaron con una posible fractura, según el diagnóstico de bomberos y personal SAMU que acudió al lugar.

Transcurrido el tiempo, en cosa de horas, una nueva alerta puso a los bomberos en acción; esta vez en la calle Salas con la esquina Gómez Carreño. Desde allí, se plegó el aviso 5-1, también conocido como rescate vehicular simple, en donde dos vehículos menores, un Toyota Yaris y un Citroen C3, impactaron obstaculizando el tránsito por unos minutos.

El factor lluvia nuevamente hizo de las suyas, y es que frente a este imperante clima, el que se impuso con fuertes aguaceros que se produjeron de manera intermitente, cuidar de la velocidad y la precaución es vital a la hora de manejar. Pese al impacto, este incidente no pasó a mayores, sin embargo, el informe final arrojó que producto de la colisión de estos dos vehículos menores, quedaron 5 lesionados los que fueron atendidos por personal del SAMU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *