CDLC Y RADIO LONCURA ALEGRARON LA TARDE DE LOS ABUELITOS DEL HOGAR DE LA FUNDACIÓN LAS ROSAS DE LAS VENTANAS

publicado en: CDLC NOTICIAS | 0

Una tarde diferente que se transformó en una verdadera inyección de alegría y amor fue la que pudieron disfrutar los adultos mayores que residen en el hogar de la Fundación Las Rosas, ubicado en el sector de Las Ventanas, en la comuna de Puchuncaví. Los abuelitos y abuelitas fueron visitados, como es habitual, por un equipo de Cable de la Costa y Radio Loncura, que se encargó de entregarles un momento especial, organizándoles una rica once que compartieron previo a lo que fue el plato fuerte de la jornada: un entretenido show musical.

Un evento que ya se está tornando en una tradición para estos vecinos de la zona, quienes reciben con cariño cada gesto de solidaridad que les proporciona la empresa de cable e internet.

Una gran acogida por parte de los residentes fue la que tuvieron los artistas invitados a la jornada quienes, en conjunto con los abuelitos, cantaron y gozaron de la música, recordando sus tiempos mozos. Aunque claro, luego fue el turno del imitador Pedro Pizarro, quien tuvo la misión de mezclar el romanticismo con un ritmo más bailable.

Es así como ellos y ellas simplemente se dedicaron a disfrutar, dejándose querer y agradeciendo esta oportunidad de distraerse y vivir una instancia de este tipo en los días previos a las Fiestas Patrias.

Cabe destacar que, muchos de estos abuelitos y abuelitas no ven desde hace años a su familia, por lo mismo, este tipo de actividades son de gran importancia para ellos. Así lo destaca Patricia Martínez, quien lleva tiempo colaborando junto con radio Loncura en diferentes hogares del país., y especialmente, en la Fundación Las Rosas.

Dado el significado que tienen estos momentos para los abuelitos y abuelitas, desde la Fundación Las Rosas agradecieron a Cable de la Costa por haber sido parte, una vez más, de la organización de esta entretenida y solidaria actividad.

Es así como con un pequeño gesto y un granito de arena se puede hacer feliz a decenas de abuelitos, quienes siguen viendo la vida como un regalo divino.