UN BREVE PASO POR LA RUTA GASTRONÓMICA DE LA COSTA NORTE DE LA REGIÓN DE VALPARAÍSO

Como un borde costero ideal para disfrutar de la playa, la arena y el mar, a 170 kilómetros de Santiago y 82 de Viña del Mar, Papudo se alza y representa uno de los puntos más apacibles para renovar energías o regocijarse con el espectáculo natural que ofrece el incesante oleaje y brisa marina. En invierno, la temperatura puede llegar escasamente a los 10°C. Días acompañados de lluvias y mucho deleite gastronómico.

La comuna de Papudo se encuentra insertada en un sector montañoso costero. Las rutas de acceso a este lugar son la F 30-E, que la comunica con las ciudades de Valparaíso y Viña del Mar, y la Ruta Panamericana N° 5 Norte.

Para los amantes de la visual costera, Papudo posee dos playas: Playa Grande, ubicada al norte, y caracterizada por tener una pendiente abrupta y arenas finas; y la Playa Chica, la que posee aguas más calmas, siendo apta para el baño y para la práctica de deportes náuticos y buceo. Es en esta última donde se posan restaurantes dispuestos a recibir a quienes quieran degustar productos marinos.

Y es que en las Bananas, no se andan con rodeos, ya que además del porte, el sabor de las empanadas deja con gusto a poco a todos los comensales que llegan al local para consumir sus productos, exigiendo, en la mayoría de las veces, una segunda porción.

El local se encuentra ubicado a un costado de la escalera que da a la Playa Chica. En su interior, el que posee un ambiente 100% rustico con piso de arena y murallas de totora, puede disfrutar, mirando hacia la bahía, de un apetitoso deleite gastronómico.

Siguiendo con la ruta gastronómica, para todos aquellos turistas que les gusta la exclusividad, y se hallan seducidos por disfrutar del oleaje y el paisaje que ofrece el litoral norte de Valparaíso, Zapallar es un buen plan ante una escapada fugaz de días libres o fin de semana.

Esta zona es preferida por su tranquilidad para el descanso y la vida familiar. Sus imponentes residencias que dan cara con el mar, se apoderan de la escena, siendo una de las postales más favoritas, ante la captura fotográfica que se posa en los visores de las cámaras de los turistas.

Además de las pintorescas y exclusivas casas, un punto que no pasa inadvertido en la localidad es su caleta, en donde además del trabajo diario que realizan los pescadores de Zapallar, se halla un restaurant, que con vista al mar y años de historia ha logrado consolidarse como una parada imperdible, digna de todos aquellos que quieran disfrutar de un rústico y tradicional plato con productos marinos; nos referimos al Chiringuito.

Y no lo dicen sus clientes, sino también los reconocimientos que han adquirido en su trayectoria gastronómica. Premiado el 2007 como el mejor restaurant fuera de Santiago, esta parada representa un orgullo para su personal. Un restaurant pequeño que, con un patio que da vista hacia los botes de los pescadores, las aves marinas y las olas, se ha convertido para los comensales en un deleite gastronómico debido a sus elaboraciones.

Dos puntos gastronómicos, ambos con enfoques y preparaciones diferentes, pero que apuntan a un mismo destino: Hacer de sus comunas y restaurantes una parada obligatoria y punto imperdible para todos los que visiten Zapallar o Papudo en sus días de descanso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *