DT MARIO SALAS ENCABEZÓ CLÍNICA DEPORTIVA EN EL ESTADIO DE ZAPALLAR

Una escapatoria a la cotidianeidad; correr tras el balón, mientras el viento les sopla en la cara es una dicha que gozan. Muchos ven ahí sus proyecciones, idealizándolas como el sueño en que quieren basar sus vidas. Trabajar en equipo, congeniar bien con su par, correr complementados tras un sueño y centralizar óptimamente hasta marcar el tan anhelado gol. Es ahí, en el balompié, donde muchos niños pertenecientes a la escuela de fútbol de Zapallar radican sus vidas. En lo particular, cada menor contempla un sueño, al que día a día se aproximan más, gracias al profesional y completo apoyo del equipo que les instruye.

Enmarcados en este perfeccionamiento deportivo, que permita proyectar las condiciones de los integrantes de la escuela de futbol de la comuna, el pasado sábado, 24 de junio, en el estadio de esa zona, se realizó una clínica abierta, principalmente para los niños de la escuela, así como también para padres y entrenadores de los mismos, en donde se enfatizó en darle una mayor preponderancia a la parte formativa y corporativa, transmitiéndoles mayores conocimientos futbolísticos, que les complemente mejor en su camino hacia concretizarse como futuros profesionales.

En la instancia, se contó con la asistencia de 25 niños, a los que se les entregaron conocimientos teóricos para pasar luego a una parte práctica, la que fue abordada por el gran deportista a nivel nacional, Mario Salas, actual director técnico del Club Deportivo Universidad Católica, quien pudo asistir al lugar gracias a las gestiones de los encargados de sacar adelante la escuela de fútbol de Zapallar.

Mediante la actividad, Mario, ejercitó a los pequeños tal como si fueran unos profesionales del área, por lo que con gran entusiasmo y pasión realizaron cada uno de los ejercicios impartidos, proyectando en sus miradas una aproximación hacia el cumplimiento de sus sueños. Además, estableciendo que la raíz de una buena formación en los infantes proviene de un gran asesoramiento, es que se instruyó también a los entrenadores, capacitándoles con herramientas más profundas acerca de lo que es un buen entrenamiento futbolero.

Cabe destacar, que esta actividad realizada en fechas similares al día del padre, fue abarcada como un regalo para los apoderados, quienes de sólo visualizar las sonrisas de los niños ven por pagada su labor de entrega absoluta en la formación valórica y emocional de sus hijos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *