HORCONINOS SE ENCUENTRAN PREOCUPADOS POR SU LOCALIDAD

El pasado sistema frontal, que afectó a gran parte de las zonas costeras ubicadas al norte de la Región de Valparaíso, fue uno de los eventos climatológico más violento que ha protagonizado la caleta de Horcón, o al menos, así lo señalan los pescadores del sector, quienes hasta el día de hoy se mantienen a la espera de la reconstrucción de un muro de contención, mismo que fue destruido producto del oleaje y de las intensas lluvias que se manifestaron en el penúltimo fin de semana de junio.

El Presidente de la Cámara de Comercio de Horcón, Felipe Olivares, recuerda con exactitud lo que significaron esos días para el borde costero de la zona. En plena cercanía con el mar la construcción de este muro daría favor a todos los que colindan cerca de la playa.

Como hombre de mar desde los 12 años, Carlos Sagredo, no recuerda algún episodio similar a lo que aconteció en el pasado sistema frontal, salvo en 1960, cuando producto del terremoto de Valdivia, el mar se recogió alrededor de 200 metros. Desde entonces, en la caleta de Horcón, nunca se había presentado algún hecho similar a lo que sucedió el remoto 26 de junio. La memoria de este pescador de jaibas no falla, y es enfático al señalar que hoy en día el cambio climático está afectando al rubro de la pesca, y que ese hecho es alarmante para todos aquellos que ejercen este oficio.

La experiencia de Alfredo Olivares manifiesta preocupación y un retroceso. Es necesario que se gestione de forma rápida la construcción del muro de contención, ya que la edificación de esta pared de concreto ayudaría a los pescadores a retomar con mayor facilidad la fuente principal de sus ingresos: La pesca.

Para los comerciantes de la Avenida Principal, quienes colindan con el borde costero, la precaución e incomodidad, se posa en el eje central de la calle, donde una filtración de agua está afectando a la atracción turística, rubro mercantil que les permite generar su sustento a diario. El presidente de la Cámara de Comercio, Felipe Olivares, señaló al respecto que este escurrimiento de aguas servidas, puede ocasionar mas daño del que se tiene conciencia.

Una problemática que representa un peligro, así lo señaló Adrián Ogaz, horconino y comerciante del sector, quien además explicó cómo se produjo este hecho, manifestando que un lugar tan concurrido como Horcón se ve profundamente afectado con la situación de la calle principal.

Una situación que a los locatarios de los restaurantes “La Picá de la Araña” y “Karlita, la situación va más allá que un simple problema, según señalan, este disgusto les genera una mala racha y oportunidad para potenciar la gastronomía del sector, un área que origina los ingresos principales que ofrece Horcón. El mal olor, la salubridad son factores determinantes a la hora de escoger un establecimiento culinario.

Una avenida principal que necesita reparación de forma urgente, y un muro que es necesario para la movilización de los pescadores. Dos situaciones que tienen algo en común: Mejorar la calidad y situación laboral de los vecinos de Horcón, quienes ven al atractivo turístico afectado ante estas incomodidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *