LA COMUNIDAD ESCOLAR DE PULLALLY CELEBRÓ EL AÑO NUEVO MAPUCHE O WE TRIPANTU

Es una nueva salida del Sol y la Luna; un renacer eventual de la naturaleza tras el invierno; una fecha importante para volver a las raíces y festejar junto a ellos uno de los días más sagrado para uno de los pueblos originarios que residen en Chile. Conocido como We Tripantu, o en español, Año Nuevo Mapuche, esta celebración realizada en el solsticio de invierno, entre el 21 y 24 de junio, es una fiesta que con el tiempo ha traspasado las barreras territoriales del sur para llegar en la actualidad hasta la zona centro del país.

El We Tripantu respalda la creencia de que el cambio de energías, regido por la luna, provoca el brote de vegetales, así como también la fertilidad; por lo mismo se inaugura un nuevo ciclo, en donde la luz del astro en pleno invierno llega para reemplazar la del sol; en donde con su potencia y vigor llega para aportar vida a un nuevo año.

Por lo mismo, en la Escuela Rural de Pullally, al ritmo de tambores, pifilcas, kultrún, mucha energía y respeto, la comunidad de esa localidad celebró una vez más el año nuevo mapuche, el que marca un nuevo tiempo de lluvia que antecede a la época de brote. Allí, con sus vestimentas y ornamentas propias de la etnia mapuche, le dieron la bienvenida de un nuevo ciclo a la madre tierra.

Este establecimiento, caracterizado por su sello cultural ancestral, campesino y vida saludable, lleva seis años celebrando esta festividad mapuche. Desde entonces, toda la comunidad espera con ansias esta nueva salida del Sol y la Luna. Rita Canales, quien es la actual Directora del establecimiento, y que forjó sus inicios en esta escuela, reconoce la importancia de seguir trabajando e incentivando la historia e inclinación por las raíces autóctonas y originarias.

El lonko de la comunidad mapuche que reside en Quilpué, Wenceslao Coilla Marín, quien desde hace tiempo busca revitalizar la lengua, y que desde este año será profesor intercultural de la escuela, se refirió a la importancia de este trabajo y la lucha de su pueblo.

Al son de una recargada de energía, acompañada con brote de vitalidad, se celebró un nuevo We Tripantu en la Escuela Rural de Pullally, alejada de las imposiciones del calendario gregoriano y sus repercusiones culturales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *