VOCEROS DE LA MARCHA SUDAMERICANA POR LA PAZ Y LA NO VIOLENCIA VISITARON QUINTERO

Con el fin de interiorizarse sobre la realidad que están viviendo los vecinos de la zona, es que miembros de la Coordinadora de la Marcha Sudamericana por la Paz y la No Violencia llegaron la tarde del pasado jueves hasta la Plaza de la Dignidad, en Quintero, oportunidad en que se reunieron con integrantes del Cabildo Abierto.

En la ocasión, los visitantes llamaron a tomar conciencia sobre los diferentes tipos de violencia y agresiones que existen en la sociedad actual, en donde se destaca, por ejemplo, el deterioro del medio ambiente, siendo precisamente la mal llamada “zona de sacrificio”, un ejemplo claro de ello. Así lo destacó, el activista de la Asociación Internacional “Mundo sin Guerra y sin Violencia”, Rafael de la Rubia, quien indicó que los vecinos de Quintero y Puchuncaví están haciendo lo correcto en denunciar y visibilizar el drama del que son parte hace más de cincuenta años.

Los dirigentes ambientalistas de la península agradecieron la importancia que le da este movimiento internacional a la crisis que hoy se vive en esta parte de la Región de Valparaíso, señalando que es fundamental que líderes mundiales visiten la zona para generar un cambio de conciencia que permita la paz en el mundo.

La Marcha Sudamericana por la Paz y la No Violencia es una idea que surgió en 2017 luego de que concluyera su símil centroamericana en Costa Rica. Allí, un grupo de líderes mujeres de diferentes países tuvo la iniciativa de organizar la versión de América del Sur, la que concluyó el pasado viernes en Santiago de Chile.

Cabe destacar, que el fin último de la versión 2018 es preparar la Segunda Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia que se llevará a cabo el próximo año; una manifestación con la que se busca poner en valor la lucha por que se reconozcan los derechos humanos de cada individuo.

Tras un ritual de abrazos y mancomunión, estos líderes hispanoamericanos acogieron las ideas de los quinteranos, quienes, día a día, continúan luchando para que, de una vez por todas, se respeten los derechos de ellos y las futuras generaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *