LA URGENTE NECESIDAD DE ACTUALIZAR EL PLAN REGULADOR DE PAPUDO PROTEGIENDO AL MEDIO AMBIENTE

Es un hecho que en los últimos años, la comuna de Papudo, ha presentado un crecimiento considerable en su desarrollo inmobiliario; basta caminar un poco para darse cuenta de las grandes edificaciones que bordean la bahía.
Pero, este aumento de construcciones ¿está realmente normados? ¿Hasta qué punto permite el plan regulador comunal edificar?
El plan regulador comunal es un instrumento constituido por un conjunto de normas sobre las condiciones de higiene y seguridad en los espacios urbanos y edificios de la comuna. Además, contiene las disposiciones sobre el uso de suelo o zonificación, localización del equipamiento comunitario, jerarquización de la estructura vial, fijación de límites urbanos, densidades y determinación de prioridades en la urbanización de terrenos para la expansión de la ciudad.
El plan regulador que rige a la comuna de Papudo, data del año 1969. Instrumento que carece de normas para regular el desarrollo de las construcciones, tal como lo explica el jefe de la Secretaría Comunal de Planificación de la Municipalidad de Papudo, Andrés Mejías.
Para Daniel Muñoz, miembro del movimiento Salvemos Papudo, el plan regulador le otorga más poder y participación a las inmobiliarias que a los mismos ciudadanos.
Desde el año 2017 que se comenzó con el proceso de cambios en el actual plan regulador de Papudo, proceso que ha vinculado a las comunidades a participar de esta instancia de acuerdo con lo expuesto por el secretario comunal de planificación del municipio.
Apreciación que no es compartida por Margarita Sandoval, coordinadora del Movimiento Salvemos Papudo, quien argumenta que las consultas fueron en horarios pocos estratégicos, el lenguaje tenía muchos tecnicismos y no era entendido por los vecinos, además de exponer que las decisiones acordadas no eran consideradas.
Margarita también sostiene que durante diciembre y enero de 2020 se hicieron observaciones en la evaluación ambiental estratégica, donde participaron más de cien personas, a las que aún no se les da respuesta. Mejías, comentó que el responder estas observaciones, considerando el contexto de pandemia, ha sido más extenso de lo presupuestado.
Una de las mayores preocupaciones manifestadas por el Movimiento Salvemos Papudo son las pocas áreas verdes que actualmente tiene la comuna; es por este motivo que proponen un plan regulador que contemple más parques a lo largo del territorio.
Frente a esta situación, el encargado del Departamento de Medio Ambiente del municipio local, Leonardo Olivares, comentó que el nuevo plan considera la creación de áreas verdes públicas, además de contemplar a las quebradas con franjas de protección.
Actualmente, se está a la espera de la votación del concejo municipal, para saber si aprueban el anteproyecto que presentó el municipio local.
Es por esta misma razón, que el Movimiento Salvemos Papudo, envió una carta al concejo municipal para que se pudiera aplazar la votación del anteproyecto, que corresponde a la penúltima fase antes de aprobar el plan regulador comunal.
Finalmente, Andrés Mejías, enfatiza que para la municipalidad es fundamental aprobar este instrumento, porque la actualización del plan regulador vigente del año 1969 es altamente vulnerable a todo un desarrollo desmedido en algunos sectores de la comuna.
Mismo llamado, que expone el movimiento Salvemos Papudo, pero esta vez hacia el concejo municipal, porque en ellos recae el futuro de la comuna.
Plan regulador que ha causado más de un conflicto entre el municipio y organizaciones medioambientalistas, que no cesará hasta obtener el nuevo instrumento, el que no ha sido modificado hace más de 50 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *