CRISIS EN PANDEMIA: LA REINVENCIÓN DE LA BOHEMIA QUINTERANA

Cerca de 8 meses han pasado desde que Chile comenzó con la emergencia sanitaria, la que hasta hoy tiene a la población viviendo con estrictas medidas para evitar la propagación del coronavirus, normalizando así, por ejemplo, el uso de la mascarilla.
El COVID-19 no sólo ha afectado a la población en temas sanitarios ni en el modo de restringir la libertad de movilizarse de los ciudadanos, sino que también se convirtió en un duro golpe para la economía, donde incluso en el tercer trimestre del año -julio, agosto y septiembre-, la tasa de desocupación a nivel nacional registró un 12,3%, aumentando en 5 puntos a diferencia del año pasado.
El gobierno implantó el programa llamado “Paso a Paso”, que selecciona las comunas del país dependiendo las cifras de contagios y casos positivos, por lo que desde la Fase 2 se termina la cuarentena y se da el paso para la reapertura de la mayoría del comercio, sin embargo, aún así los empresarios del rubro turístico y nocturno, siguen siendo los más afectados.
En la comuna de Quintero, escasos son los resto-pubs que tenían la costumbre y estaban consolidados por los habitantes durante todo el año. Uno de los locales nocturnos es El Canelo, que lleva 18 años recibiendo público, mientras que otro como el Pasaje 8, que llevaba 16 años, pero que durante estos 8 meses que el país lleva con emergencia sanitaria, su dueño se vio en la obligación de cerrar las puertas de forma definitiva.
No sólo la pandemia es la causa de los números negativos que han tenido los comerciantes de este rubro, ya que el denominado “estallido social”, que se inició en el mes de octubre de 2019, también ha sido un factor para poner en riesgos el funcionamiento de este rubro.
Debido al cierre, tanto temporal como permanente de estos locales, las personas que componían el equipo de trabajo tuvieron que idear la manera de mantenerse económicamente. Incluso, El Canelo debió implementar la modalidad “delivery” para vender sus productos.
Una de las modalidades en que trabajaron durante el tiempo que estaba prohibido, fue la organización entre distintos animadores de la región, a través de fiestas virtuales, buscando la forma de recaudar dinero y además lograr entretener a las personas.
Durante estos ocho meses de pandemia, a nivel comunal y gubernamental se tomaron decisiones para ir abriendo el comercio. Pero desde el rubro nocturno y turístico, la sensación que se tuvo, es de abandono.
Por otra parte, Ricardo Canelo, valoró las medidas que se han tomado por parte del municipio, como es el caso de agrandar las veredas para el tránsito de peatones; pero sí pidió mayor flexibilidad al momento de abrir las puertas a todo público.
Actualmente, los locales comerciales ubicados en Quintero, que se encuentra en Fase 3 del Paso a Paso del gobierno, tienen permitido el funcionamiento con un aforo de un 25% de su capacidad en su interior, y con al menos dos metros de distancia por mesa, además de una ventilación natural permanente.
Desde que El Canelo volvió a abrir sus puertas al público, las ventas mejoraron, situación que valoró Ricardo, debido al compromiso y asistencia del público quinterano.
Sí Quintero llegase a avanzar de fase, la capacidad para recibir consumidores aumentaría. En Fase 4, la distancia de personas sería de una cada cinco metros, evitando la aglomeración en las filas de espera. Todo esto manteniendo los protocolos sanitarios correspondientes, como es el uso correcto de mascarillas y la toma de temperatura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *